Muebles hechos a mano

Muebles reciclados

La creación de muebles puede considerarse una obra de arte cuando está hecho a mano. Sobre todo porque va acompañado de una conciencia ecológica. Los diseños representan un mundo de posibilidades infinitas. Los artesanos transforman elementos usados, que muchos pueden considerar basura, en piezas con un valor único. Gracias a su creatividad y especial atención al detalle, logran que el mobiliario cotidiano sea original. Otorgándoles así una personalidad propia para revalorizarlo.

Las empresas también reciclan

Hoy en día, son muchas las empresas que se encargan de recuperar viejos muebles rotos para transformarlos. Logrando crear todo tipo objetos de decoración, lámparas, percheros, cómodas, mesillas de noche, sillas o escritorios. Se suele utilizar pintura ecológica y los arreglos se hacen con restos de otros muebles desechados. El proceso completo es totalmente respetuoso con el medio ambiente y el resultado son verdaderas obras de arte que pueden dar vida a cualquier rincón de la casa o lugar de trabajo.

DIY Do it yourself Hazlo tu mismo

Está claro que uno también puede reparar o rediseñar cualquier mueble antiguo que haya heredado de algún antepasado. La idea básica es crear un mueble sin comprar maderas nuevas, utilizando muebles deteriorados. El resultado puede ser sorprendente y muy satisfactorio. Ya que además de lograr nuestro objetivo, estaremos practicando el buen arte de las manualidades, algo muy beneficio para nuestra salud mental. Económicamente es una ventaja, porque como ya disponemos de la materia prima, solo habría que comprar algo de pintura y algunas lijas. Y es una forma de colaborar con el medio ambiente. Con un poco de ingenio e imaginación, puedes convertirte en un artista :)

Ventajas de utilizar muebles reciclados

  • Para empezar, estaremos cuidando nuestro planeta, que no es poco.
  • Al reciclar y restaurar muebles existentes, no se liberan tóxicos relacionados con la fabricación, como sucedió en su origen. Es decir, no generamos más basura.
  • Son fáciles de encontrar y relativamente baratos, si es que no disponemos de alguno en casa.
  • Podemos optar por usar productos sostenibles, como los tejidos de algodón orgánico, la caña de bambú o la pintura ecológica, según nuestras necesidades.
  • Para los detalles adicionales, podemos usar material poco convencional pero muy decorativo. Como CDs, ruedas de bicicleta, barriles viejos, monedas o botellas. Cualquier cosa que se pueda reutilizar será sustentable y nos servirá para lograr el acabado deseado.