Lámparas hechas a mano

Todos sabemos que no sólo los muebles definen un espacio, sino que intervienen un montón de elementos. Y uno de ellos es la iluminación que, por supuesto va acompañada de la decoración, y el gusto de cada persona. Las lámparas hechas a mano son unos de esos elementos que pueden deslumbrar aun siendo simples y minimalistas.

Iluminación y decoración

Un ambiente con mucha LUZ nos invita a sentirnos en armonía con nuestro espacio, en nuestro hogar o nuestro lugar de trabajo. Es por ello que creemos que la iluminación es mucho más que una cuestión decorativa. Pero que si ilumina y encima decora, pues mucho mejor!! Puesto que, como decíamos, la iluminación tiene un rol decisivo tanto en el diseño de interiores como de exteriores, te ofrecemos las mejores lámparas de techo, de pie y de sobremesa que existen. Pero con la ventaja de que se trata de piezas únicas con personalidad propia, hechas por verdaderos artesanos. Podrás colocarlas donde quieras y lograr así que tu casa sea un sitio agradable y con mucha vida. Recuerda que escoger la luz adecuada te permite crear distintos estilos y realzar tus espacios preferidos.

Lámpara de sobremesa

Es bien conocido que la lámpara de sobremesa es un elemento de decoración por excelencia. En los dormitorios, por ejemplo, suele haber dos tipos de iluminación: una luz principal en el techo, y otra complementaria, sobre todo en aquellos cuartos donde los techos son muy altos, que puede ser de dos tipos: La luz cálida, suave, que creará un ambiente más acogedor, y normalmente es para dormir; y una luz blanca, o luz fría, que es la que utilizamos para leer o estudiar. También es necesaria una lámpara de mesa en el comedor, normalmente al lado del sillón, que puede ser del tipo de bombilla que más nos agrade.

Tipos de bombillas

Thomas Edison encendió la primera lámpara con filamento de carbono en Nueva York, el 27 de octubre de 1879, y se mantuvo por dos días en funcionamiento continuo. En 1901 se inventó la lámpara de vapor de mercurio. En 1911 Georges Claude inventó en Francia la lámpara de neón. En 1927 se patentó la lámpara fluorescente. Y así llegamos a las de hoy en día, donde podemos elegir forma, tamaño, colores, tipo de bombilla, y muchas opciones más. Aquí te dejamos un ejemplo de algunas que son super originales: