Cojines hechos a mano

A todas las personas nos importa que nuestro hogar esté en total armonía, pues “armonicemos” con colores y magia!! En la búsqueda de renovar espacios y hallar la comodidad, existen miles de tipos de cojines para decorar, con los colores y texturas que más nos agraden. Puedes comprar para tu casa complementos sencillos haciendo pequeños cambios que no pasaran desapercibidos. El cojín hecho a mano es uno de ellos, gracias a sus deslumbrantes detalles.

El mejor cojín almohada

Otra de sus cualidades es que cuentas con una amplia gama de estampados y los materiales son muchos: algodón, pana (sustituto del terciopelo), lycra, lino (una tela termo regulable), lona (muy resistente y usada para exteriores), tela impermeable, el famoso «Patchwork’ y otros como el cojín unicornio fieltro o felpa. Las medidas son diversas: 40×40, 50×50, 60×60, y también hay redondos, rectangulares, asimétricos, con forma de corazón y otros con formas muy peculiares, como el cojín almohada para el cuello, ideal también para viajar o el cojín con semillas, muy utilizado en meditación, yoga o pilates. Además este cojín se puede calentar en el microondas!! Lo que te resultara muy útil si tienes alguna contractura o simplemente quieres relajarte. Para tu comodidad, hemos incluido los rellenos, ya que hay algunos en los que viene solo la funda, y así podrás rellenarlo como tú quieras. Puedes usarlos para decorar sofás, camas, sillones, sillas… cualquier rincón que lo necesite. También hay algunos peluches que pueden usarse como almohada, son grandes y super cómodos!! Solo basta con que navegues por nuestra web para encontrar el adecuado.

Qué es el patchwork

Es el arte de unir trozos de tela de diferentes colores, tamaños e incluso texturas, y que otorga un estilo único en la decoración. Se cree que esta técnica nació en Egipto, alrededor del 3000 A.C. Pero hoy, esta tendencia se reinventa con la moda de utilizar materiales reciclados. El patchwork crea espacios con estilo bohemio y artesanal, románticos y naturales. El truco es que los ambientes sean de tonalidades claras y neutras para que resalte más el colorido de los parches. Se puede aplicar en cortinas, acolchados, cojines, alfombras y tapizados para sillones, sillas o bancos. También podemos verlo en suelos y paredes. Existen vinilos listos para usar con esta técnica. Si la idea es crear algo más artesanal, una buena opción es mezclar diferentes azulejos o trozos papel pintado en las paredes. Lo mismo se puede hacer con los pisos seleccionando distintas baldosas, de diversos colores y texturas. También hay elementos decorativos que imitan esta técnica como posavasos, bandejas o lámparas, que le dan vida y calidez a cualquier rincón.

Cojines bordados

El trabajo artesanal del bordado vuelve a estar de moda. Esta actividad antes estaba reservada solo a las abuelas, pero hoy es tendencia, y los más jóvenes también se animan. El hindú, el mexicano, el peruano, todos usan las mismas puntadas, lo que cambian son los diseños, lo que cada pueblo quiere transmitir. El bordado es parte de la cultura, es un oficio del que se vive. No es necesario tener conocimientos previos de costura para comenzar, cualquiera puede bordar, incluso los niños. Además, bordar es terapéutico, ya que relaja, como cualquier otra manualidad. Otro punto a favor es que no requiere de grandes inversiones, solo necesitas trozos de diversas telas, hilo y aguja. Por otro lado, el bordado ofrece la posibilidad de personalizar las prendas y los objetos. Por ahora, el bordado permanece como algo propio de las mujeres, ya que son muy pocos los hombres que lo practican. En una época, el furor fue el crochet, que aún sigue vigente aunque ha menguado con el paso del tiempo. Es una técnica que revaloriza el compañerismo, la familia, el hogar. En las grandes pasarelas también podemos ver bordados en todo tipo de prendas (chaquetas, vestidos, camisas y hasta zapatos y carteras). Comenzó de la mano de Gucci, Dolce & Gabanna y Versace, y después pasó a marcas como Zara, H&M y otras. Las flores, animales salvajes y aves son el diseño más elegido. Pero estos bordados son industriales, y no tiene ni punto de comparación con los que realmente están hechos a mano.