Cartera Billetero Monedero hecho a mano

Modelos de billeteros

Son un accesorio imprescindible. Cada persona busca lo que encaje con su personalidad. Como bien dice el refrán “Sobre gustos no hay nada escrito”. Hay muchos estilos y diseños diferentes en el mercado actual: Grandes o pequeños, alargados o compactos, hechos con diversos materiales como nylon o cuero, otros que pueden ser personalizados, y están los que traen accesorios muy originales, ya que al estar hechos a mano, los detalles no pasan desapercibidos.

Curiosidad de los monederos

Algo interesante es que en las reuniones sociales de la época de la Revolución francesa, se acordó que los monederos solo los podían llevar las mujeres casadas, y lo  tarjeteros los llevarían las mujeres solteras.  

Accesorios para todos

Son una alternativa a los bolsillos y además nos brinda comodidad. Son elementos que han ido evolucionando a través de la historia, pasando por muchos diseños, diferentes materiales, tipos de pieles (cocodrilo, canguro,  cuero de caballo) e infinidad de formas y colores. Nos permiten llevar nuestro dinero, monedas o tarjetas totalmente organizados y que podamos tenerlos a mano siempre que lo necesitemos.

Grabado en cuero

El cuero es uno de los materiales más versátiles y de gran utilidad para confeccionar objetos. De origen remoto, la piel ha sido y es tratada de muchas maneras diferentes, y una de estas técnicas es el repujado. Consiste en trabajar el cuero para conseguir diversas formas en relieve, aunque también encontramos esta técnica en metales u otros materiales. Fue introducida por los árabes, por lo que puede considerarse una herencia de los musulmanes.

Repujado del cuero

El repujado es un trabajo realizado a mano que utiliza diferentes herramientas como trazadores, modeladores o mateadores. Consta de varios pasos: Primero se marca el diseño en la piel con plastilina, una masa fácilmente moldeable, y se hace el mismo dibujo en una superficie dura como un cartón. Luego se humedece la piel y se le comienza a dar volumen gracias a la masa que se encuentra debajo. A continuación se aplica el policromado, que consiste en pintar el cuero. Esta es una técnica más reciente que el repujado, y antiguamente gozaba de tal secretismo que resultaba muy raro encontrar artesanos que supieran aplicarla.